pnp

La política no es un plátano

24,00

Escrito por gente que vive bien para gente que vive mal, mezcla de las tonterías más serias y estúpidas de la filosofía, vulgar y sobrio a la vez, PNP continúa con la tradición de los fanzines, los cómics, la contracultura y la crítica radical y descarada al permanente orden de las cosas. Pero va más allá, con reflexiones muy profundas, sin dejar títere bien puesto –pues nada ni nadie escapa a sus ataques.

EncuadernaciónRústica
ISBN978-84-945382-3-0
EAN9788494538230
Páginas120
EditorialBrumaria
Año2017
IdiomaCastellano

Sinopsis

Escrito por gente que vive bien para gente que vive mal, mezcla de las tonterías más serias y estúpidas de la filosofía, vulgar y sobrio a la vez, PNP continúa con la tradición de los fanzines, los cómics, la contracultura y la crítica radical y descarada al permanente orden de las cosas. Pero va más allá, con reflexiones muy profundas, sin dejar títere bien puesto –pues nada ni nadie escapa a sus ataques. Aunque sus autores son unos viejulis occidentales en la comodidad, PNP está ahí para recordarnos que la escoria de esta derrota sin final sigue ahí, jodiéndonos constantemente. Y todos nosotros somos culpables de ello, los que luchan en esta guerra en curso y los que no, quienes han sido alienados por el capital y quienes han sido alienados por los enemigos de éste, los sacerdotes y sus feligreses, comunistas, anarquistas, hippies, socialistas, capitalistas, Blooms… todos. ¿Que esta vida es una puta caca? Sí, pero también tiene sus cosas buenas, ¿no? Pues eso, menos llorar y más reír. Ahora bien, sin olvidar que hay que armarse para batallar. Muchos tabúes continúan entre nosotros como si nada. Ya es hora de que los afrontemos de una vez por todas. Quizás así PODEMOS limpiar toda la mierda que nos rodea, que no es poca. Un poco de veneno, de vez en cuando, produce sueños agradables. Veneno al que accedemos cuando follamos, nos drogamos, nos reunimos con nuestros amigos, leemos, bailamos, decimos gilipolleces, nos enamoramos, pensamos, destruimos, creamos… Veneno que puede ser perjudicial, sí. ¿Y qué? ¿Acaso no estamos ya hasta las cejas de mierda?

Pin It on Pinterest