Print

La falacia de la libertad. Cómo los presidentes norteamericanos justifican la guerra en su discurso

25,00

En la guerra se combate con armas y con palabras; y para ganarla, hay que vencer en el campo de batalla y en la mente de los electores. Cuando los presidentes estadounidenses envían la nación a luchar, necesitan que sus ciudadanos acepten con resignación la muerte de sus hijos en el frente. Y para ello en sus discursos utilizan argumentos, técnicas y recursos retóricos que, a través de los medios de comunicación, pretenden persuadir a la opinión pública de la inevitabilidad de entrar en combate.

EncuadernaciónRústica
ISBN978-84-947105-8-2
EAN9788494710582
Páginas460
EditorialBrumaria
Año2018
IdiomaCastellano

Más información

En la guerra se combate con armas y con palabras; y para ganarla, hay que vencer en el campo de batalla y en la mente de los electores. Cuando los presidentes estadounidenses envían la nación a luchar, necesitan que sus ciudadanos acepten con resignación la muerte de sus hijos en el frente. Y para ello en sus discursos utilizan argumentos, técnicas y recursos retóricos que, a través de los medios de comunicación, pretenden persuadir a la opinión pública de la inevitabilidad de entrar en combate. ¿Cuáles son las características de esta retórica? ¿Cómo ha evolucionado a lo largo de los años? ¿Cómo se construye el relato oficial para justificar la acción bélica? Estos y otros interrogantes tienen respuesta en este ensayo sobre el discurso presidencial de guerra en Estados Unidos, en el que la coartada de la libertad está siempre presente: de Lyndon B. Johnson a Barack Obama, de Vietnam a la guerra contra el terror, del Vietcong a Estado Islámico. Para introducirse en las herramientas propagandísticas de la retórica presidencial, se propone una reflexión previa sobre los conceptos de persuasión y convicción a través de las aportaciones de la retórica clásica, la lingüística y los estudios de comunicación a una actividad discursiva que pretende persuadir en lugar de convencer y que, para ello, cuenta con la decisiva ayuda de los medios, de entre los que destaca la televisión y el irresistible poder persuasivo de las imágenes.

Pin It on Pinterest