far

Faraway So Close

30,00

Este es el diario de un viaje. En septiembre de 2009 Alex Llovet se convierte en padre. De la noche a la mañana, y sin tener ni idea de lo que ello iba a significar, ve como su mujer trae al mundo a su primera hija. Un amor profundo hacia aquel pequeño ser inunda poco a poco su vida. Pero cuanto más intensa es la luz, más oscuras son las sombras que ésta proyecta, y la paternidad le devuelve con fuerza a episodios oscuros de su propia infancia. Y es que no se puede ser padre sin volver a ser hijo, por lo que cinco años más tarde, Llovet trata de cohesionar estos dos roles a través de la fotografía, en busca de su propia identidad: se adentra en el bosque, a veces solo, a veces con su hija, porque es allí donde vibran sus recuerdos, y donde resuenan realidades tan lejanas en el tiempo y en el espacio, como cercanas emocionalmente. Y este ejercicio transcurre inevitablemente en la frontera entre la realidad y la ficción (igual que sus imágenes, algunas “encontradas” y otras “escenificadas”), porque la memoria es tan caprichosa como escurridiza y el paso de los años empuja las verdades hacia el olvido y potencia la imaginación.

 

Materias:
Etiquetas: , ,
EncuadernaciónTapa dura, encuadernado rústico con hilos vistos, rematados y protegidos con cola fría teñida de negro / cantos vistos teñidos con anilina negra
ISBNNo Isbn
EANNo ISBN
Páginas64
EditorialEdiciones Posibles
Año2016
IdiomaCastellano
Tirada400 ejemplares
DiseñoInés Casals
EdiciónSilvia Omedes y Alex Llovet

Sinopsis

Este es el diario de un viaje. En septiembre de 2009 Alex Llovet se convierte en padre. De la noche a la mañana, y sin tener ni idea de lo que ello iba a significar, ve como su mujer trae al mundo a su primera hija. Un amor profundo hacia aquel pequeño ser inunda poco a poco su vida. Pero cuanto más intensa es la luz, más oscuras son las sombras que ésta proyecta, y la paternidad le devuelve con fuerza a episodios oscuros de su propia infancia. Y es que no se puede ser padre sin volver a ser hijo, por lo que cinco años más tarde, Llovet trata de cohesionar estos dos roles a través de la fotografía, en busca de su propia identidad: se adentra en el bosque, a veces solo, a veces con su hija, porque es allí donde vibran sus recuerdos, y donde resuenan realidades tan lejanas en el tiempo y en el espacio, como cercanas emocionalmente. Y este ejercicio transcurre inevitablemente en la frontera entre la realidad y la ficción (igual que sus imágenes, algunas “encontradas” y otras “escenificadas”), porque la memoria es tan caprichosa como escurridiza y el paso de los años empuja las verdades hacia el olvido y potencia la imaginación. Premios (selección): NEXOFOTO (Concurso Iberoamericano de fotografía), 2015 – mención de honor – PHOTOGENIC FESTIVAL, 2015 – mejor fotógrafo emergente – BEGIRA PHOTO, SCAN Photobooks, ESPY Photoawards y BIPA (Barcelona International Photography Awards) – seleccionado.  

Pin It on Pinterest