cabestro-carol-caicedo-01

Cabestro

20,00

Nelson Mandela es una losa cuadrada de cemento en el corazón de Madrid. Entre las calles empedradas de Lavapiés, el tiempo parece detenerse en esta plaza. El trazado urbanístico de mi ciudad se convierte en arquitectura carcelaria. Mandela parece un patio de cárcel, algunas personas pasan sus días aquí y sobreviven al control.

EncuadernaciónRústica
ISBN978-84-697-6435-0
EAN9788469764350
Páginas80
EditorialCuadernos de la Kursala
Año2017
IdiomaCastellano, Inglés
EdiciónGonzalo Golpe y Carol Caicedo
DiseñoMarina Meyer

Sinopsis

Nelson Mandela es una losa cuadrada de cemento en el corazón de Madrid. Entre las calles empedradas de Lavapiés, el tiempo parece detenerse en esta plaza. El trazado urbanístico de mi ciudad se convierte en arquitectura carcelaria. Mandela parece un patio de cárcel, algunas personas pasan sus días aquí y sobreviven al control. Las fotografías recogen fragmentos de un estado mental, más allá de las cualidades físicas del entorno urbano. La despersonalización se busca aquí como elemento indispensable del encierro. Los protagonistas son los límites y la vulnerabilidad y en su búsqueda obsesiva la circularidad del tiempo y la repetición. El cielo no existe en Cabestro, los encuadres suceden casi siempre desde arriba, como en la arquitectura panóptica: un lugar donde eres vigilado sin saber que lo estás siendo. La geometría del espacio marcada por sombras, líneas y ángulos generan una dialéctica entre lo inerte y lo orgánico; la naturaleza se presenta siempre como una idea de algo que sucedió. Cabestro es un animal que guía a las reses bravas, también es la cuerda con la que se ata a estos animales y se usa coloquialmente para referirse a alguien manejable. La antigua plaza recibía el nombre de Cabestreros en honor al oficio de fabricar cabestros. /// Nelson Mandela is a concrete square in the heart of Madrid. Among the cobblestone streets of Lavapiés, time seams to stop in this square. Urban development of my city becomes prison architecture. Mandela looks like a prison yard, few people spend their days here and survive to control. These photographs are talking about a mental state, not only about the urban physical qualities of the space. The depersonalisation is an indispensable element of confinement. Limits and vulnerability are the protagonists here, in its search, we also appreciate the repetition. The sky does not exist in Cabestro, frames are almost always taken from the top, like in panoptic architecture: a place where you are secretly being monitored. The geometry of space, marked by the shadows, lines, angles establish a dialectic between the inert and the organic; nature is always presented here as an idea of something that happened. A cabestro is an animal that guides wild bulls. The word is also used for the rope in which these animals are tethered and, colloquially, for a submissive person. The old square was popularly known as Cabestreros, a reference to the trade of rope making. Entrevista a Carol Caicedo Have a nice book

Pin It on Pinterest