Maqueta_140x205_CUB.indd

Anatomía de lo cotidiano

12,00

«Aún hoy me pregunto qué podía pasar por su cabeza, cómo se sentiría. Trato de comprenderlo, de ponerme en su lugar. Pero la empatía tiene límites. Te puede acercar a pequeños detalles, ayudarte a alcanzar una percepción aproximada, una idea muy general, pero siempre te topas con la falta de información. Los sentimientos, las emociones, nos hacen parecer veletas en manos del viento, incontrolables, imprevisibles. Aunque intuyas su dirección, no puedes prever su duración y difícilmente su intensidad.» Extracto «La Llave». Jorge Plaza diChroma photography Mi trabajo fue siempre mi mayor fuente de energía e inspiración. Esa desinhibida espontaneidad que nos precede cuando somos niños, es una fuente inagotable que con cierta nostalgia nos acompaña toda la vida. Maestro de educación infantil desde principios del 2003, siempre he buscado con cierta codicia esa sonrisa que adorna nuestras caras cuando compartimos el día a día con niños. Esa energía infinita que les acompaña en cada cosa que hacen. Por eso, con este mi segundo libro, pretendo encontrar en la cotidianidad, cada día compartido con seres humanos, ese vigor que nos permita rastrear, tropezar con esas cosas que adornan nuestra existencia a diario provocando ese relámpago, que aunque breve, nos de ese impulso necesario. El hilo que une de manera tenue cada una de las pequeñas historias de este libro, espero provoquen un pequeño incendio que nos dé el valor suficiente para reflexionar sobre la vida. Jorge Plaza

EncuadernaciónRústica
ISBN978-84-948753-1-1
EAN9788494875311
Páginas65
EditorialdiChroma photography
Año2018
IdiomaCastellano

Sinopsis

«Aún hoy me pregunto qué podía pasar por su cabeza, cómo se sentiría. Trato de comprenderlo, de ponerme en su lugar. Pero la empatía tiene límites. Te puede acercar a pequeños detalles, ayudarte a alcanzar una percepción aproximada, una idea muy general, pero siempre te topas con la falta de información. Los sentimientos, las emociones, nos hacen parecer veletas en manos del viento, incontrolables, imprevisibles. Aunque intuyas su dirección, no puedes prever su duración y difícilmente su intensidad.» Extracto «La Llave». Jorge Plaza

Pin It on Pinterest